IntroducciónLírica cultaLecturaejerciciosMundo medieval

Poesía Popular
Cantigas de amigo Villancico INICIO
Jarchas  
 
Textos procedentes de:
jarcha
En el resto de jarchas leemos sólo la versión actualizada.
     

Aurora buena, dime,

de dónde vienes.

Ya lo sé que a otra amas,

a mí no me quieres.

Decid vosotras, hermanillas,

¿Cómo refrenaré mi pesar?

sin el amado yo no viviré

y volaré a buscarlo.

Dime si eres una adivina 

que echa la buenaventura

según la verdad, dime,

cuándo vendrá mi amigo Isaac

1 2 3

Dime, cómo podré soportar

tan larga ausencia

 ¡Ay, ojos del amante si tú no estás!

¿ Qué haré qué será

de mí si tú me dejas?

Amigo, no te apartes de mí.

Viene la Pascua y yo sin él.

¡Cómo padece mi corazón por él!

4 5 6

Oh tú, mi dulce dueño Ibrahim,

Ven a mi casa por la noche.

Si no, si es que tú quieres, Yo me iré a la tuya.     

¡Dime dónde te encontraré!

No quiero yo amiguito

 sino el moreno

Al clarear el día, no dormiré,

Buen Abu’l-Qasim, rostro de alba.

7 8 9

Madre, mi amigo se va y no vuelve.

Dime, madre, ¡qué haré yo?

¡Oh corazón mío, que quieres amar bien!

Mi corderito se va y tú no le dejas de amar.

Sí, sí, ven, oh señor mío,

cuando (si) venís aquí,

la boquita roja

alimentaré (de besos) como la paloma rojiza.

10 11 12

No se queda ni me quiere decir palabra

No dormiré con el seno abrasado,

madre.

Si me amas como hombre cabal,

besa aquí esta sarta de perlas,

esta boquita de cerezas.

¡Madre qué amigo! su guedejuela es rubia

el cuello blanco y la boquita coloradita.

13 14 15

¿Qué haré, madre?     

mi amado está en la puerta.

Madre, yo no quiero tener el collar

…el vestido para mí.

Mi amado quiere que mi cuello aparezca desnudo en su blancura,

No quiere joyas

¡Amado mío, sola

No me puedes dejar!

Ven, besa mi boquita,

Yo sé que no te irás.

16 17 18

Vete, desvergonzado, vete por tu camino,

que no me tienes ley.

¡Dios mío! ¿Cómo podré vivir

con este revoltoso (o: fullero)

 que antes de saludar

 ya está amenazando con irse?

¡No me muerdas, amigo! ¡No,

 no quiero al que hace daño!

El corpiño [es] frágil. ¡Basta!

A todo me niego.

19 20 21

Oh madre, si no cesa la locura,

enseguida moriré.

Traed mi vino de casa de Ga'far,

acaso sanaré.

¡Piedad, piedad, hermoso! Di

¿por qué tú quieres, ¡ay Dios! Matarme?

Dime, ¿qué haré?¿cómo viviré?

Espero a mi amigo; por él moriré.

22 23 24

¡Tanto amar, tanto amar!

Enfermaron mis ojos brillantes

Y duelen tanto.

Decidme:

¿cuándo mi señor, oh amigos,

querrá, por Dios,

darme su medicina?

La muerte es mi estado,

porque mi estado es desesperado.

¿Qué haré, oh madre mía?

El que me mima va a marcharse.

25 26 27

Madre, dile a Yáqub

La sensatez de las mujeres es poca.

No pases la noche lejos de mí:  

 mi amor es para el que se queda.

!Se nace acaso con mala suerte!

¡Quebrad, ojos míos, y doleos más aún!

¡Ay moreno, ay consuelo de los ojos!

¿Quién podrá soportar la ausencia

amigo mío?

28 29 30

¡Sácame de cómo estoy! 

porque mi situación es desesperada! 

¿Qué haré madre? 

¡Ven, que voy a llorar!

¡Ven, oh hechicero!

Un alba que tiene tan hermoso fulgor,

cuando viene pide amor.

Mi amigo [está] enfermo de mi amor.

¿Cómo no ha de estar[lo]?

¿No ves que a mí no se ha de acercar?.

31 32 33

¿Quién me quita el alma?

¿Quién quiere mi alma?

¡Oh tierna madre mía! 

Al rayar la mañana, 

viene Abu 'l-Haÿÿāÿ 

con su faz de aurora.

 

Si os vais, dueño mío

[mirad] que antes he de besaros

la boquita roja 

bermeja como la cúrcuma.

 

34 35 36

Dije: ¡Cómo  

hace revivir [una] boquita

dulce como ésa!

Pero, si es buen amador,  pues no

se le olvidará, no, mi morir,  madre.

Has de saber, amor mío:  

quédome yo sin dormir.

Ven ya, ven, amigo mío: 

 no sé sobrellevar tu huir

37 38 39

Decidme  cómo mi dueño, oh gentes,

 míralo por Dios   no me da su medicina.

 

 

Busca darme gusto. 

No hay que adelantarse.

Ir despacio es regla.  

 Que debe guardarse.

40   41
     
Cantigas de amigo
ARRIBA
Texto de http://es.wikisource.org/wiki/Cantigas_de_amigo
Son de Martin Codax
Descarga en PDF
  1 Audio

Ondas do mar de Vigo,

se vistes meu amigo?

E ai Deus!, se verra cedo?

 

Ondas do mar levado,

se vistes meu amado?

E ai Deus!, se verra cedo?

 

Se vistes meu amigo,

o por que eu sospiro?

E ai Deus!, se verra cedo?

 

Se vistes meu amado,

por que ei gran coidado?

E ai Deus!, se verra cedo?

Olas del mar de Vigo,

¿Visteis a mi amigo?

¡Ay Dios! ¿vendrá pronto?

 

Olas del mar agitado,

¿Visteis a mi amado?

¡Ay Dios! ¿Vendrá pronto?

 

¿Visteis a mi amigo,

aquél por quien yo suspiro?

¡Ay Dios! ¿Vendrá pronto?

 

¿Visteis a mi amado,

quien me tiene tan preocupada?

¡Ay Dios! ¿Vendrá pronto?

  2 Audio

Mandad'ei comigo

Mandad'ei comigo,

ca ven meu amigo.

E irei, madr' a Vigo

 

Comigo'ei mandado,

ca ven meu amado.

E irei, madr' a Vigo

 

Ca ven meu amigo

e ven san' e vivo.

E irei, madr' a Vigo

 

Ca ven meu amado

e ven viv' e sano.

E irei, madr' a Vigo

 

Ca ven san' e vivo

e d'el rei amigo

E irei, madr' a Vigo

 

Ca ven viv' e sano

e d'el rei privado.

E irei, madr' a Vigo

Un mensaje he recibido

Un mensaje he recibido,

que viene mi amigo.

E iré, madre, a Vigo

 

Conmigo tengo un mensaje,

que viene mi amado.

E iré, madre, a Vigo

 

Que viene mi amigo

y viene sano y vivo.

E iré, madre, a Vigo

 

Que viene mi amado

y viene vivo y sano.

E iré, madre, a Vigo

 

Que viene sano y vivo

y del rey amigo.

E iré, madre, a Vigo

 

Que viene vivo y sano

y del rey favorito.

E iré, madre, a Vigo

  3 Audio

Ay Deus, se sab' ora meu amigo

Ay Deus, se sab' ora meu amigo

com' eu senneira estou en Vigo!

E vou namorada.

 

Ay Deus, se sab' ora meu amado

com' eu en Vigo senneira manno!

E vou namorada.

 

Com' eu senneira estou en Vigo,

e nullas gardas non ei comigo!

E vou namorada.

 

Com' eu senneira en Vigo manno,

e nullas gardas migo non trago!

E vou namorada.

 

E nullas gardas non ei comigo,

ergas meus ollos que choran migo!

E vou namorada.

 

E nullas gardas migo non trago,

ergas meus ollos que choran ambos!

E vou namorada

Ay Dios, si supiese ahora mi amigo

¡Ay Dios, si supiese ahora mi amigo

cuán sola estoy en Vigo!

Y tan enamorada.

 

¡Ay Dios, si supiese ahora mi amado

cuán sola en Vigo me hallo!

Y tan enamorada.

 

¡Cuán sola estoy en Vigo,

y a nadie tengo conmigo!

Y tan enamorada.

 

¡Cuán sola en Vigo me hallo,

y a nadie conmigo traigo!

Y tan enamorada.

 

!Y a nadie tengo conmigo,

salvo mis ojos que lloran conmigo!

Y tan enamorada.

 

¡Y a nadie conmigo traigo,

salvo mis ojos que lloran ambos!

Y tan enamorada.

  4 Audio

Quantas sabedes amar amigo

Quantas sabedes amar amigo

treides comig' a lo mar de Vigo.

E bannar nos emos nas ondas!

 

Quantas sabedes amor amado,

treides comig' a lo mar levado.

E bannar nos emos nas ondas!

 

Treides comig' a lo mar de Vigo

e veeremos lo meu amigo.

E bannar nos emos nas ondas!

 

Treides comig' a lo mar levado

e veeremo' lo meu amado.

E bannar nos emos nas ondas!

Cuantas sabéis amar a un amigo

Cuantas sabéis amar a un amigo

venid conmigo al mar de Vigo.

¡Y nos bañaremos en las olas!

 

Cuantas sabéis de amor amado,

venid conmigo al mar agitado.

¡Y nos bañaremos en las olas!

 

Venid conmigo al mar de Vigo

y veremos a mi amigo.

¡Y nos bañaremos en las olas!

 

Venid conmigo al mar agitado

y veremos a mi amado.

¡Y nos bañaremos en las olas!

  5 Audio

Ay ondas que eu vin veer

Ay ondas que eu vin veer,

se me saberedes dizer

por que tarda meu amigo sen min.

 

Ay ondas que eu vin mirar,

se me saberedes contar

por que tarda meu amigo sen min

Ay olas que vine a ver

Ay, olas que vine a ver,

si me supiérais decir

¿Por qué tarda mi amigo, lejos de mí?

 

Ay, olas que vine a mirar,

si me supiérais contar

¿Por qué tarda mi amigo, lejos de mí?

     
 
Villancico
ARRIBA
Textos procedentes de:

En la fuente del rosel

lavan la niña y el doncel

En la fuente de agua clara

con sus manos lavan la cara.

Él a ella y ella a él,

lavan la niña y el doncel.

En la fuente del rosel

lavan la niña y el doncel.

Caballero, queráisme dejar,
que me dirán mal.
Oh, que mañanica, mañana,
la mañana de San Juan,
cuando la niña y el caballero
ambos se iban a bañar!
Que me dirán mal.
Caballero, queráisme dejar,
que me dirán mal.

A los baños del amor
sola me iré,
y en ellos me bañaré.

1 2 3

Porque sane deste mal
que me causa desventura,
qu'es un dolor tan mortal
que destruye mi figura,
a los baños de tristura
sola me iré,
y en ellos me bañaré.

La niña que amores ha sola,
¿Cómo dormirá?

A coger amapolas,
madre, me perdí:
¡ caras amapolas
fueron para mí!

3
Si eres niña y has amor,
¿qué harás cuando mayor?
4 5 6

Ojos morenos,
¿cuándo nos veremos?

En Ávila, mis ojos,
dentro en Ávila.
En Ávila del Río
mataron a mi amigo.
Dentro en Ávila.

Los ojos de la niña
lloran sangre
ahora venirá
quien los acalle

7 8 9

Véante mis ojos,
y muérame yo luego,
dulce amor mío
y lo que yo más quiero.

Ya nunca verán mis ojos
cosa que les dé placer
hasta volveros a ver.

Pues se pone el sol,
palomita blanca,
vuela y dile a mis ojos
que por qué se tarda.

10 11 12

¿A quién contaré yo mis quejas,
mi lindo amor?
¿A quién contaré yo mis quejas,
si a vos no?

Peinarme quiero yo, madre,
porque sé
que a mis amores veré.

Madre, la mi madre,
guardas me ponéis;
que si yo no me guardo,
mal me guardaréis.

13 14 15

Madre mía, amores tengo;
¡ay de mi, que no los veo.

Si la noche hace escura,
y tan corto es el camino,
¿cómo no venís, amigo?

¡Allá irás, doña vieja,
con tu pelleja!
Sospira como mozuela,
dice que amor la desvela,
non tiene diente ni muela,
rumia al comer, como una oveja.
¡ Allá irás doña vieja!

 

16 17
A las mozas Dios las guarde,
y a las viejas, rabia las mate

¿Qué me quiere esta mala vieja?
¿Qué me quiere que no me deja?

18 19 20

Morenica me era yo:
dicen que sí, dicen que no.
Unos que bien me quieren
dicen que sí;
otros que por mi mueren
dicen que no.
Morenica me era yo.

Perdida traigo la color:
todos me dicen que lo he de amor.
Viniendo de la romería
encontré a mi buen amor;
pidiérame tres besicos:
luego perdí la color.
Dicen a mí que lo he de amor.

Preso me lo llevan
a mi lindo amor,
por enamorado,
que no por traidor.
Preso me lo llevan,
la causa no sé;
digan lo que debe
que yo lo pagaré.

21 22 23

So el encina, encina,
so el encina.
Yo me iba, mi madre,
a la romería,
por ir más devota
fui sin compañía.
so el encina.
Por ir más devota
fui sin compañía,
tomé otro camino,
dejé el que tenía.
so el encina.
Tomé otro camino,
dejé el que tenía;
hálleme perdida
en una montiña.
so el encina.
Hálleme perdida;
en una montiña
écheme a dormir
al pie del encina
so el encina.
Écheme a dormir
al pie del encina;
a la media noche
recordé, mezquina.
so el encina.
A la media noche
recordé mezquina,
hálleme en los brazos
del que más quería.
so el encina.

Al alba venid, buen amigo,
al alba venid.
Amigo el que yo más quería
venid al alba del día.
Amigo el que yo más amaba,
venid a la luz del alba.
Venid a la luz del día,
no traigáis compañía.
Venid a la luz del alba,
no traigáis gran compaña.

Ya cantan los gallos,
buen amor, y vete,
cata que amanece.
-Que canten los gallos,
yo, ¿cómo me iría,
pues tengo en mis brazos
la que yo más quería?
Antes moriría
que de aquí me fuese,
aunque amaneciese.
-Deja tal porfía,
mi dulce amador,
que viene el albor,
esclarece el día.
Pues el alegría
por poco fenece,
cata que amanece.
-¿Qué mejor victoria
darme puede amor,
que el bien y la gloria
me llame al albor?
¡ Dichoso amador
quien no se partiese,
aunque amaneciese!
-¿Piensas, mi señor,
que so yo contenta?
¿Dios sabe el dolor
que se me acrecienta!
Pues la tal afrenta
a mí se me ofrece,
vete, que amanece.

24

De los álamos vengo, madre,
de ver cómo los menea el aire.
De los álamos de Sevilla,
de ver a mi linda amiga,
de ver cómo los menea el aire.
De los álamos, vengo, madre,
de ver cómo los menea el aire.

25 cantado
Mi querido es ido al monte,
y ya tañen la oración:
no se puede tardar, no.
26

¿Agora que sé de amor
me metéis monja?
¡ Ay, Dios, qué grave cosa!
Agora que sé de amor
de caballero,
¿agora me metéis monja
en el monasterio?
¡ A, Dios, qué grave cosa!

27 29
Agora que soy niña
quiero alegría,
que no se sirve Dios
de mi monjía.
Agora que soy niña
en cabello,
¿me queréis meter monja
en el monasterio?
¡ Que no se sirve Dios
de mi monjía!
Agora que soy niña
quiero alegría,
que no se sirve Dios
de mi monjía.

De ser malcasada
no lo niego yo;
cativo se vea quien
 me cativo.

28

-Meterte quiero yo monja,
 hija mía y de mi corazón.
-Que no quiero ser monja, no.

30 31

 

Soy casada y vivo en pena;
¡ ojalá fuera soltera!
32
Soy garridica y vivo penada
por ser malcasada.

33

  34

Entra mayo y sale abril,
¡ tan garridico le vi venir!
entra mayo con sus flores,
sale abril con sus amores;
y los dulces amadores
comienzan a bien servir.

Ora baila tú.
-Mas baila tú.
-Ora baila tú.
-mas tú,mas tú.
-Mas baila tú.
-Ora baila tú.
Ya casaba el colmenero,
casaba su fija.
-Mas baila tú.
-Mas tú, mas tú.
-Mas baila tú.

-Ora baila tú

Ya florecen los árboles, Juan:
¡mala seré de guardar!
Ya florecen los almendros
y los amores con ellos,
Juan, mala seré de guardar.
Ya florecen los árboles, Juan:
¡mala seré de guardar!

35 36

—Dime, pajarito,
que estás en el nido:
la dama besada,
¿pierde marido?
—No, la mi señora,
si fue en escondido.

[A] aquel caballero, madre,
tres besicos le mandé;
creceré y dárselos he.

37 38 39
¡Quedito, no me toquéis,
entrañas mías,
que tenéis
las manos frías!
Arrojóme las naranjitas
con el ramo del verde azahar,
arrojómelas y arrojóselas,
y volviómelas [a] arrojar.
Porque te besé, carillo,
me riñó mi madre a mí:
torna el beso que te di.
40 41 42

Niña y viña, peral y habar, 
malo es de guardar.
Levantéme, o madre, 
mañanica frida, 
fui a cortar la ros, 
[la rosa] florida. 
Malo es de guardar.
Levantéme, o madre, 
mañanica clara, 
fui cortar la rosa
la rosa granada. 
Malo es de guardar.
Viñadero malo
prenda me pedía; 
dile yo un cordone, 
dile yo mi cinta. 
Malo es de guardar.
Viñadero malo
prenda me demanda, 
dile yo un cordone, 
dile yo una banda
Malo es de guardar.

No me habléis, conde,
d'amor en la calle:
catá que os dirá mal,
conde, la mi madre.
Mañana iré, conde,
a lavar al río:
allá me tenéis, conde,
a vuestro servicio.
Catá que os dirá mal
conde, la mi madre.
No me habléis, conde
d'amor en la calle.

¡Ay que non era,
más ay que non hay,
quien de mi pena se duela! 

Madre, la mi madre, 
el mi lindo amigo
moricos de allende
lo llevan cativo,
cadenas de oro
candado morisco.
¡Ay que non era,
mas ay, que non hay
quien de mi pena se duela!

44 45

No me los ame nadie
a los mis amores, ¡eh!, 
no me los ame nadie, 
que yo me los amaré.

Alta estaba la peña
nace la malva en ella.
Alta estaba la peña
riberas del río; 
nace la malva
y el trébol florido.

43 46 47
ARRIBA